¿Sabías que nuestros viñedos biodinámicos son resilientes ante la mega sequía de Chile?

Koyle se une a Agrupación de Viñas Biodinámicas
3 enero, 2020

¿Sabías que nuestros viñedos biodinámicos son resilientes ante la mega sequía de Chile?

El trabajo en biodinámica nos permite que la vid se adapte de mejor manera a su entorno, y por ende, que esté más consciente de lo que sucede a su alrededor. Esto trae de la mano ventajas al momento de enfrentar la gran sequía que atraviesa nuestro país.

Los beneficios del método de la agricultura Biodinámica que hemos aplicado en nuestra viña desde el 2008, nos ha permitido: comprender mejor a la planta, desarrollar y aumentar la microbiología de los suelos aumentando la capacidad de retención de agua por el suelo, tener raíces más eficientes al momento de captar agua y hacer de nuestras plantas organismos vivos más resilientes al cambio climático que estamos enfrentados.

Esta resiliencia se logra gracias a varios factores, destacándose la preparación e incorporación de preparados. Con su utilización hemos comprobado cómo se incrementa la inmunidad de la planta, se fortalece la fotosíntesis y mejora la maduración de ésta. Todo esto lo hemos aprendido de la experiencia del día a día y de uno de nuestros inspiradores, Jean Michel Florin. El líder mundial y experto en viticultura Biodinámica, explica en el libro “Viticulture Biodynamique”, las cualidades y ventajas que tendrán las plantas con la utilización de los preparados biodinámicos.

Por ejemplo, hemos notado cómo gracias a la Biodinámica, la planta está más alerta y reacciona a lo que sucede a su alrededor. Durante la vendimia del año 2016, una lluvia inesperada causó varios estragos y pudrición en los alrededores de Colchagua. Pero gracias a la conexión que tienen nuestras parras con su entorno, éstas maduraron de forma anticipada, cosechándolas de forma temprana, sin vernos afectados por las desfavorables condiciones climáticas. Asimismo, la cosecha del 2017 trajo un verano con altas temperaturas y poco rendimiento a nivel nacional, seguido por un invierno lluvioso que ayudó a producir buena cantidad y calidad de uva. Bajo este escenario, nuestras uvas maduraron lo necesario para ser cosechadas anticipadamente, rescatando así la acidez que se pierde con las altas temperaturas.

En cuanto a nuestra proyección para esta vendimia 2020, estamos convencidos de que saldremos adelante, a pesar de la sequía y de una primavera muy calurosa. Creemos que a través de una cosecha más temprana y de gran calidad, lograremos una buena madurez, calidad de uva y el balance que buscamos.